Avanzar en el diagnóstico temprano para conseguir un tratamiento efectivo en la enfermedad de Alzheimer

Dr. David A. Pérez Martínez. Neurólogo.Dr. David A. Pérez Martínez. Neurólogo.
Twitter: @daperezm

La agencia reguladora de medicamentos de EEUU (FDA) ha publicado hace unos días una guía orientada a los laboratorios de investigación farmacológica subrayando la necesidad de desarrollar fármacos en los primeros estadios de la enfermedad de Alzheimer.

El objetivo se debe orientar a frenar el proceso neurodegenerativo cuando se inicia en esta terrible enfermedad. Y es que disponemos de datos indirectos que demuestran que los primeros fenómenos patológicos pueden acontecer hasta 20 o 30 años antes de que el sujeto experimente cualquier síntoma. Por lo tanto, lo ideal sería detener el proceso o enlentecerlo en esa fase “durmiente” de la enfermedad.

Por todo ello, no debería sorprendernos que la primera agencia reguladora del mundo ponga el dedo en la llaga en uno de los problemas fundamentales a los que nos enfrentamos los neurólogos y el resto de los profesionales implicados en esta
enfermedad: el diagnóstico temprano o precoz.

Hasta hace unos pocos años, hablar de la enfermedad de Alzheimer era hablar de pacientes con demencia de “tipo Alzheimer”. Es todavía frecuente la confusión en la sociedad entre demencia y “Alzheimer”. Mientras que con el término demencia nos referimos a pacientes que tienen un trastorno cognitivo severo que les impide su actividad laboral o social, por enfermedad de Alzheimer nos referimos a un cuadro clínico específico que puede producir un trastorno cognitivo que inicialmente es muy leve… No obstante, es cierto que hasta ahora los métodos tecnológicos que hemos empleado en el diagnóstico sólo nos permitían dictaminar que el paciente presentaba la enfermedad cuando llegaba al estadio de demencia.

Obviamente, esta situación genera una enorme frustración para el médico y la familia.
Pero todo esto está cambiando. Los avances en biomarcadores y en neuroimagen cerebral de la última década han puesto encima de la mesa la posibilidad de un diagnóstico cada más precoz, posibilitando el diagnóstico en fases iniciales en
sujetos que ni siquiera han desarrollado una demencia. Por lo tanto, estamos entrando en la era del diagnóstico de la enfermedad con una alteración cognitiva muy leve, potenciando la investigación de fármacos que detengan el cuadro clínico en cerebros que no han sufrido una muerte neuronal importante. El desarrollo de marcadores de beta-amiloide cerebral (proteína que se deposita en los cerebros con Alzheimer) está permitiendo ver “en vivo” en pruebas como el PET-PIB los primeros elementos patológicos de la enfermedad.

Todavía estamos en fases preliminares de investigación, pero se están abriendo puertas que hace unos años parecían completamente cerradas. Como neurólogo confío en poder hacer un diagnóstico fiable y precoz con el fin de que podamos
aplicar terapias efectivas que reviertan o paralicen el proceso neurodegenerativo.
Desgraciadamente, todavía esto no es posible, pero estoy seguro que lo conseguiremos.

El Dr. David Pérez es jefe de Neurología del Hospital Universitario Infanta Cristina (Parla-Madrid) y director general de la Fundación del Cerebro. Ha publicado más de 40 artículos en revistas nacionales e internacionales sobre diversos
temas de neurología y neurociencia clínica; ha participado en la escritura de 12 libros de neurología y es el autor de más de 90 comunicaciones a congresos nacionales e internacionales. Así mismo es miembro del comité editorial de la
revista “Neurología”, co-editor de la revista “Journal of Neurology & Neuroscience”, editor de la publicación “Alzheimer Actualidad” y director científico de la revista “NeuroSalud”. Desde el año 2010 dirige el portal de contenidos en neurología y neurociencias clínicas www.neurowikia.es

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *