Todos, y por supuesto los arquitectos, saben la importancia  de los espacios verdes en las ciudades para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Un estudio reciente (1) de la bibliografía internacional lo demuestra, enumerando 21 argumentos científicos favorables a la habilitación de jardines en el medio urbano, de entre ellos se destacan:
la mejora del estado de salud, en particular la de los ancianos,
la disminución del estrés, de la ansiedad, de la depresión, incluso del número de suicidio,
el incremento de la dinámica y cohesión social por ser un lugar de encuentros y de convivencia.

¿Se observan los mismos beneficios con personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer?

Pues sí.
Se acaba de publicar una revisión de 17 publicaciones científicas sobre el tema  realizada por el equipo de la “University of Exeter Medical School” (EEUU) (2).

Se sabía que la agitación crece cuando se reduce el tiempo que el enfermo pasa en el exterior. La adaptación del entorno tiene un efecto positivo sobre los trastornos de la conducta de las personas enfermas, en particular disminuyen la agitación, las tentativas de fuga y los trastornos del sueño (2) (3).

¿Para qué sirve un jardín terapéutico?

Para favorecer la autonomía porque permite la reanudación de actividades, como por ejemplo la jardinería y promueve la relajación.
Para promover la socialización por el incremento de los contactos con otras personas,  enfermos, cuidadores familiares o profesionales. El jardín (cuando lo permite el tiempo) es un lugar perfecto para recibir a las personas que viene a visitar al residente, en particular los niños por ser un marco muy distinto a lo de una habitación.
Para estimular todos los sentidos: oír pájaros, oler el perfume de las flores, tocar hierbas, ver frutas…Es un nuevo encuentro con la naturaleza.

Así que el jardín aparece como una verdadera intervención no medicamentosa.

Hasta tal punto que la habilitación de jardines específicos para personas con trastornos cognitivos está incluida en el Plan Nacional Alzheimer de varios países europeos (4).

Los autores de la revisión subrayan la poca atención que dedican los profesionales y  los responsables de la política socio-sanitaria al concepto muy positivo de “jardín terapéutico”.

Referencias:

1- Manusset S. y cols
Plants, health, well-being and urban planning.
In: ELCA research Workshop Green City Europe. For a better life in European cities. Bruxelles ELCA 2011: 15-17
2- Journal of the American Medical Directors Association, 17 de Julio 2014
3- Cohen Mansfield J. y cols
The impact of environmental interventions on behavioral symptoms in persons with dementia.
Les cahiers de la Fondation Médéric Alzheimer 2007; 3:154-63
4- Rivasseau-Jonveaux T. y cols
Les jardins thérapeutiques
Gériatr Psychol Neuropsychiatr Vieil 2012; 10 (3): 245-53

Escrito por Jacques Selmès
Copyright Fundación Alzheimer España
jacques.selmes@yahoo.es

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website