Recientemente se ha puesto en marcha un proyecto innovador llamado “Evo”. Se trata de un juego diseñado para su uso en “tablets” y “smartphones” de apariencia llamativa  que no se percibe diferente de cualquier aplicación  que se pueda utilizar para entretenerse. Sin embargo, está pensado para un objetivo mucho más serio; los creadores del juego afirman que puede ser utilizado tanto para diagnosticar como incluso para tratar las enfermedades mentales que afectan a las capacidades cognitivas.
El proyecto logró un importante financiamiento de Pfizer, una de las primeras empresas del mundo en el sector farmacéutico. La creciente inclusión de la tecnología en la rama de salud, ha permitido un avance importante para el diagnóstico de enfermedades y ha concedido un mayor crecimiento en el desarrollo tecnológico en varios países,  hasta llegar al punto de asignar mayores recursos a la investigación y promoción de la tecnología.
La Pfizer, de la ciudad de Nueva York, se ha asociado con Akili en un ensayo clínico que comenzó en marzo, lo que determinará si el proyecto“Evo” puede identificar a las personas con un alto riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.
Evo es un videojuego real. Un personaje navega a lo largo de los ríos con diferentes paisajes. Para hacerlo mover, el usuario debe mover el dispositivo que tiene en la mano en la dirección deseada. Al mismo tiempo, hay que pulsar la pantalla cuando aparecen los peces o las aves.
El juego está basado en el trabajo de Adam Gazzaley, neurocientífico de la Universidad de California, (EEUU). Gazzaley, uno de los cofundadores de Akili, ha demostrado que las capacidades de procesamiento de interferencia de las personas disminuyen con la edad.  Además del estudio dirigido a personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer, Akili está llevando a cabo ensayos clínicos que investigan el TDAH, el autismo y la depresión.
Los expertos en el mercado de la salud móvil señalan que el juego de Akili podría proporcionar grandes ahorros en los costos y beneficios médicos. Pero Corey Ackerman, presidente de Happtique, una empresa con sede en la ciudad de Nueva York que se dedica a la certificación de aplicaciones móviles de salud, agregó que la clave de éxito del proyecto “Evo” dependerá de que la empresa establezca una credibilidad científica.
Los desarrolladores ya han establecido algunas prestaciones básicas con las cuales comparar los niveles del usuario en cuestión. De esta manera, se puede entender si el paciente presenta un riesgo, más o menos elevado, de contraer la enfermedad de Alzheimer. Actualmente, el Proyecto Evo se está probando en un centenar de pacientes.
Abril de 2014
Fuente: “Akili: Diagnosing Alzheimer’s with a game”

Escrito por Luis García Sanchez
Copyright FAE

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website