Desde los primeros trabajos de Cajal, la neurona era la célula cerebral más importante, en particular por sus conexiones sofisticadas y su papel en la transmisión del impulso nervioso, clave de la comunicación entre los 100 mil millones de células de nuestro cerebro.
Durante casi 100 años, las células gliales (astrocitos por ejemplo) fueron consideradas como un mero hormigón que permitía a las neuronas organizarse en redes. Estas células gliales  no son excitables eléctricamente y, por consecuencia,  se les atribuía un papel pasivo.
Investigadores americanos han publicado un estudio en marzo de 2014 en el que implantaron células humanas precursoras de astrocitos a ratones recién nacidos y descubrieron que estos animales demuestran más capacidad de aprendizaje y  de memoria.
Así que la glía no es una sustancia inerte sino que juega un importante papel en las funciones cognitivas.
¿Cómo lo hacen al ser no excitables eléctricamente?
Parece ser que los astrocitos desarrollan una serie de canales entre el citoplasma de células vecinas e intercambian pequeñas moléculas metabólicas como la glucosa y los lactatos.
También generan olas cálcicas, es decir, breves aumentos del calcio intracelular que interconectan la red de astrocitos con la red de neuronas.
Otro aspecto muy importante es la sinapsis, es decir el espacio virtual donde se conectan dos neuronas y por el cual se difunden las sustancias químicas responsables de la comunicación intercelular, los neurotransmisores. Clásicamente, la forman dos neuronas. Una presináptico y otro postsináptico. Ahora se considera que también juega un papel importante el pie del astrocito que las envuelven. Esta clásica diada es sustituida por un trío interactivo. Por ejemplo, cuando la neurona presináptica libera glutamato se activa un receptor en la superficie del astrocito, lo que desencadena una cascada de interacciones, entre ellas la activación del receptor NMDA, principal responsable del aprendizaje y de la memoria.
Se sabe que en la enfermedad de Alzheimer existe una perturbación en las sinapsis con receptores NMDA. ¿Cómo actúan los astrocitos al aparecer esta perturbación en etapas iniciales de la enfermedad?
Así se abre una nueva pista para la investigación en un momento bastante depresivo para los investigadores que se vienen enfrentando a continuos fracasos durante los últimos 15 años.

Jacques Selmès
Secretario II de la FAE
Ex Presidente de Alzheimer Europe
91 343 11 65

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website