Cada día aparece en los medios de comunicación la palabra “estrés oxidativo” y antioxidantes, en particular para valorar el contenido de varios productos alimenticios.
¿Qué diablos es esto?
El oxígeno que respiramos permite al organismo crear energía para sus células. Como resultado metabólico aparecen moléculas reactivas denominadas “radicales libres”, bien conocidos por los daños en las proteínas y los genes intracelulares. Éstos intervienen en el proceso de envejecimiento tanto del cerebro como del organismo en general.
Es lo que se llama “estrés oxidativo”.
Curiosamente, el estrés oxidativo puede inducir una proliferación celular o una muerte celular, es decir, que tiene relación a nivel de los fenómenos patológicos del ser humano, tanto con el cáncer como con las afecciones neurodegenerativas (enfermedad de Parkinson o Alzheimer).
Se entiende perfectamente el interés de desarrollar moléculas que podrían tener un efecto antioxidante tanto a nivel preventivo como a nivel curativo. Numerosos equipos investigan para encontrar un posible medicamento que pueda combatir los radicales libres.
Un grupo de científicos americanos de la Universidad de Missouri –Columbia- (EEUU) acaban de descubrir una sustancia (HPP-4382) que demuestra su eficacia frente al estrés oxidativo.
Sería una nueva forma de tratar las afecciones neurodegenerativas…y, posiblemente retrasar el envejecimiento fisiológico.
Pero queda mucho camino que recorrer antes de lograr un medicamento aprobado por las agencias europeas e internacionales (FDA).

Escrito por Jacques Selmès
Secretario II Fundación Alzheimer España
Jacques.selmes@yahoo.es

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website