Es bien sabido que el ejercicio es bueno para la mente y el cuerpo, pero ¿hasta qué punto el barrio o la comunidad en la que vivimos nos afectan a nuestra salud física y mental? Una nueva investigación llevada a cabo en la Universidad de Kansas sugiere la que la posibilidad de caminar en una comunidad tiene un gran impacto sobre el estado cognitivo de los adultos mayores.

El nuevo estudio (Universidad de Kansas, EEUU )sugiere que los barrios que alientan a sus habitantes a desplazarse a pie pueden proteger contra el deterioro cognitivo en los adultos mayores. Abundantes estudios previos han demostrado la importancia de la influencia del ejercicio físico en la buena salud mental en adultos mayores.

Pero, ¿cómo puede el diseño de un barrio alentar a sus residentes a salir y a caminar? Esto es precisamente lo que el profesor Ámbar Watts quería averiguar.

“Dependiendo de en qué tipo de caminar (ocio vs. caminar para llegar a alguna parte) estemos interesados, un barrio podría tener características diferentes. Las características de un barrio que animan a caminar para el transporte requieren tener un lugar por el que sea fácil y sencillo caminar. Los barrios que fomenten el ocio a pie necesitan de “cosas agradables a la vista”, incluyendo senderos y árboles, y donde las personas se puedan sentir seguras mientras caminan.

Para llevar a cabo su investigación, Watts utilizó sistemas de información geográfica (SIG) para juzgar la transitabilidad. Esto implicó programas sobre mapas que miden y analizan los datos espaciales.

Al detallar cómo ella recogió sus datos, Watts explica:

“Los datos de SIG pueden darnos información sobre las carreteras, aceras, elevación, el terreno, las distancias entre los lugares y una gran variedad de datos. A continuación, utilizamos un proceso llamado sintaxis del espacio para medir estas características, incluyendo el número de intersecciones, distancias entre lugares o las conexiones entre el hogar de una persona y otros destinos posibles hacia los que podrían caminar”.

También se contempló la dificultad que conlleva una ruta de un lugar a otro: “Por ejemplo, ¿es una línea recta desde el punto A al punto B, o requiere una gran cantidad de vueltas para llegar allí?”

Utilizando los datos de sintaxis del espacio, crearon una “puntuación de caminar” para las direcciones de origen de los participantes. Entonces, estimaron la relación entre las puntuaciones de la vecindad de una persona y qué tan bien se llevan a cabo las pruebas

cognitivas a lo largo de más de 2 años. Las pruebas cognitivas incluyeron tres categorías: atención, memoria verbal y estado mental. El equipo tuvo en consideración también como factor los problemas que podrían influir en las puntuaciones cognitivas, incluyendo la edad, el género, la educación y el nivel económico.

Los resultados del estudio sugieren que las comunidades en las que se camina con más facilidad están vinculadas a mejores resultados de salud física (menor índice de masa corporal, mejor presión arterial y un mejor rendimiento cognitivo). Watts y sus colegas creen que sus hallazgos podrían beneficiar a los adultos mayores, los profesionales de la salud, cuidadores e incluso arquitectos y planificadores urbanos.

Aunque cabe esperar que diseños comunitarios elaborados pudiesen confundir a sus residentes de más edad, Watts y su equipo encontraron que en realidad sirven para mantener la cognición en mejor estado.

La investigadora añade que los entornos “complicados” pueden exigir procesos mentales más complejos con el fin de orientarse por ellos, lo que podría mantener la mente más activa. Esto está en consonancia con estudios anteriores, que han demostrado cómo mantenerse mentalmente activo ayuda a preservar la memoria y retrasar la aparición de un cuadro de demencia.

“Nuestros hallazgos sugieren que las personas que habitan en barrios que requieren una complejidad mental mayor, en realidad experimentan menor deterioro en su funcionamiento mental “, agrega Watts explicando que un entorno desafiante mantiene el cuerpo y la mente sana de un individuo.

Esto puede deberse a que los desafíos mentales son buenos para nosotros; nos mantienen activos reforzando constantemente nuevas conexiones neuronales.

Escrito por Luis García sanchez

10 de noviembre 2014

Copyright Fundación Alzheimer España

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website